Quedaron en la puerta del colegio, esperando a un autobús que había salido 25 años atrás. La fría mañana no podía empañar el calor de la acogida entre quienes compartieron aula durante su infancia. Después, rememorar anécdotas y recuerdos paseando entre los muros de un colegio que siempre será su Colegio porque, de alguna manera mágica, se abraza al corazón y nunca lo abandona. Después, ciencias y letras, «los de siempre» y las escolapias, a compartir mesa y continuar recordando los viejos y buenos tiempos escolares.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies